¿Como se hace la masa madre del pan?: Descubre las claves de su secreto

Creado el: jun 24, 2020

Categorias. Don Hornazo Salamanca

Un sabor único, una manera tradicional de elaboración y un olor que alimenta el espíritu. Así debería ser todo el pan de consumimos, sin embargo, las producciones en cadena y congelados han ganado el protagonismo en los establecimientos. Si estás leyendo esto es que quizá tú también te has cansado y quieres saber cómo se hace la masa madre del pan, ¿no es así?

Lo cierto es que en los últimos años cada vez más personas buscan una manera de vivir más sostenible y sana, ya sea en medios de producción de energía como en lo que nos interesa en este sector, la alimentación.

La elaboración de productos de manera casera y tradicional están viviendo un auge cuando en realidad no deberían haberse visto mermadas. Si a ti también te gusta el sabor natural, te contamos los secretos sobre cómo se hace la masa madre, pero empecemos por el principio, ¿sabes qué es?

¿Qué es la masa madre del pan?

Se denomina masa madre a la mezcla de agua y harina que produce levaduras naturales a través de un cultivo simbiótico que atraviesa un proceso de fermentación. Suena raro, ¿verdad?

Lo simplificamos: cuando mezclamos el agua con la harina y la dejamos fermentar se crean dos cosas, levaduras naturales (Saccharomyces) a través de la fermentación del cereal y bacterias, que, aunque suene mal, lo que hacen es proteger nuestra mezcla de organismo indeseados.

Somos conscientes de que escuchar hablar de fermentación, o especialmente de bacterias, puede levantar dudas, pero hay que tener en cuenta que esa misma levadura que hemos mencionado es la que entra en el proceso de fermentación de la cerveza ya que esta, al fin y al cabo, se realiza con cereales.  

Ahora bien, es necesario prestar atención a nuestra masa y mantenerla en unas condiciones adecuadas para que no se deteriore y se mantenga en buen estado. ¿Quieres saber ya cómo se hace la masa madre del pan?

¿Cómo se hace la masa madre del pan?

Hay diferentes claves para saber cómo se hace la masa madre del pan, pues tiene sus secretos para que todo salga estupendamente, tanto de sabor, como para no tener que tirar nuestra mezcla si no la conservamos como es debido.

Los cuidados que requiere junto con el tiempo que se tarda en generar, unido a una alta demanda, fueron los detonantes que hicieron que la producción industrial le comiera el terreno a este delicioso pan, pero nunca podrá superarlo en sabor.

1. Ingredientes

Para empezar y saber cómo se hace la masa madre del pan tienes que saber que solo necesitamos dos ingredientes, así de sencillo. Sin aditivos, conservantes o colorantes, todo natural.

Para nuestra mezcla vamos a necesitar agua tibia y harina, que tiene que ser integral, pues las levaduras se encuentran normalmente en el exterior del cereal y a las harinas blancas, en el proceso de molienda, se les elimina la cáscara.

La mejor noticia para los intolerantes al gluten es que se ha demostrado que harinas que carecen de este conjunto de proteínas, como de arroz o maíz, son ideales también para la producción de masa madre, resultando en un pan muy sano, no solo para los intolerantes al gluten, y con un sabor excepcional.

2. Preparación

Una vez hemos seleccionado nuestra harina y tenemos el agua tibia tenemos que mezclarlo en una proporción 50-50, es decir, necesitamos el mismo volumen de agua que de harina. Si la fueras a preparar en casa, por ejemplo, tomas medio vaso de harina integral, la pones en el recipiente donde quieres que fermente, tomas medio vaso de agua mineral del tiempo y la pones también en el recipiente de fermentación.

A la hora de saber cómo se hace la masa madre del pan tienes que tener en cuenta que el recipiente donde tengas pensado que fermente tiene que ser alto para dejar espacio, pues la mezcla crecerá. No importa el material, ya sea cristal o plástico.

Una vez tenemos ambas cosas, en las mismas proporciones en nuestro recipiente, removemos la mezcla hasta que quede uniforme. Lo único que tenemos que hacer después es dejar que repose 24 horas en unas condiciones de temperatura de entre 30 y 38 grados, las cuales tendremos que mantener en el tiempo.

En un periodo que puede variar de 2 a 4 días nuestra masa habrá fermentado, observaremos cómo ha crecido y además unas burbujas en su superficie, lo que nos indica que está lista para preparar nuestro pan.

3. Mantenimiento

Ahora bien, ya sabes cómo se hace la masa madre del pan, pero hay que mantenerla. En el momento en el que eliminas una porción de tu mezcla para hacer un pan, tienes que reemplazarlo con otra mezcla a partes iguales de harina y agua, como al principio.

Esto se debe a dos causas: la primera y obvia, te quedarías sin masa y tendrías que empezar de nuevo, la segunda, si no usas tu masa madre en un tiempo, los organismos que has creado morirían porque no reciben alimento, en forma de nueva harina, y se estropearía tu mezcla. Así que, la uses o no la uses, es recomendable añadir a tu masa madre agua y harina de manera regular para que fermente y produzca más levaduras.

Este proceso, que como ves puede llevar su tiempo y requiere unos cuidados, aunque no muchos, hizo que las producciones industriales ganaran terreno. No obstante, en los últimos años han surgido negocios que trabajan con masa madre, muchos trabajan por encargo para poder mantener los niveles de masa adecuados para su negocio y que sea sostenible.

Así que, ahora, al menos ya sabes que no siempre que leas “pan con masa madre” es así, especialmente en algunas cadenas de panadería famosas o supermercados. No obstante, también se puede elaborar pan de manera tradicional con masa madre, que podrás encontrar en obradores artesanos.

¿Tú quieres disfrutar de buen pan tradicional en Salamanca? Nosotros lo realizados de manera casera, sin aditivos, como se hacía antaño, ¡solo tienes que probarlo! Descubre nuestro pan castellano y el resto de productos de panadería online en donhornazo.com y no pierdas el gusto por lo tradicional.

Deja un comentario

Sign in


2021 © Don Hornazo SL | Todos los derechos reservados.